1484 0

Me tocó hacer aseo en la oficina en mi primer trabajo como Publicista

 

Historia de una joven Haciendo aseo en el primer trabajo como publicista
Foto de Personas creado por yanalya

Tras 5 años de estudio siempre pensé que nunca tendría que hacer cosas que no hice en la casa, como lavar la loza, barrer, trapear y demás, ya sea por pereza, porque no me gustaba o porque pensaba que eso no me correspondía a mi, y pues bien, después de todo estudié para no hacerlo, ¿no?

Pues bueno, yo no sé si fui muy tonta (yo creo que si) y a la vez muy demalas pero cuando inicie mi primer trabajo como publicista, me tocó hacer eso que mencioné en el anterior párrafo y por si se preguntan,  no, no me contrataron como la persona que presta servicios de aseo, mi contrato decía “Practicante de publicidad”; pero resulta que no sólo tenía que crear estrategias de comunicación y planificación de contenidos digitales sino que también tenía que: Barrer, trapear, cobrar cartera, manejar caja mejor, compra de insumos, atención de clientes, manejo de CRM, sacar la basura y un montón de cosas que no tenían nada que ver con mi profesión.

Antes de contarles como empezó ese desastre yo quiero aclarar que no tengo nada contra las personas que se dedican hacer aseo o las que se dedican hacer pequeñas cosas administrativas  dentro de una empresa porque realmente son cosas que no todo el mundo hace y cada quien se dedica a realizar lo que considere es mejor para si misma, y por eso, todo es digno de admirar todo trabajo.

Después de esa aclaración, les comparto esta historia sobre cómo llegué a esa empresa y espero funcione como espejo para que quienes lean ésto, no cometan mi mismo error.

Resulta que cuando estaba a punto de finalizar mi carrera me faltaban las famosas practicas, yo decidí buscarlas por mi misma y pase a muchas entrevistas de grandes y pequeñas empresas pero en ninguna me daban la oportunidad de trabajar, eso hasta que llegué a una muy pequeña empresa que facturaba un montón. Con tan solo una entrevista con el gerente general y decir dónde estudiaba me contrataron enseguida, a los 3 días me dijeron que tenía trabajo…. ¡Wow! No se alcanzan a imaginar la alegría que sentí, después de más de un mes, buscando y buscando, conseguí trabajo como practicante de publicidad,  se lo quería gritar al mundo entero, pues antes de ese trabajo ya había trabajado en un Call center, en tiendas de ropa y maquillaje como vendedora y como promotora de algunos eventos de perfumes y demás, pues ¡imagínense! Después de 5 años trabajando en cosas poco deseadas para sacar mi carrera adelante ¡por fin iba a trabajar en lo que decidí enfocar mi vida! Les juro que no me cambiaba por nadie, y a pesar de que no era la empresa más reconocida ni nada de eso, en verdad me encontraba muy feliz y agradecida sin saber en lo que me estaba metiendo.

En mi primer día, recuerdo que no había un puesto de trabajo para mi y me dijeron: “Trabaja en el comedor mientras adquirimos un puesto” yo como ok, lo vi muy normal y como estaba tan feliz no me importaba nada de eso, ahora que lo pienso era super incomodo trabajar en ese lugar, todos los días salía con dolor de espalda, de cabeza pero como les digo, jamás presté tanta atención a eso; para mi lo importante era mostrar lo que había estudiado y lo que amaba hacer. Días después una de mis compañeras me hizo una inducción sobre la empresa y en ella me señaló un cartel en cual aparecía mi nombre, yo pensé que era las fechas de los cumpleaños y me iba a explicar algo con relación a eso, pero resulta que no, me dijo entre risas: “A ti te toca hacer aseo los martes de cada semana” , en ese momento quede como: “What?” pero como todos lo hacían pues lo vi nuevamente normal y lo acepté pese a que en ninguno de mis otros trabajo me había tocado hacerlo, y eso que hasta vendedora de tienda fui, pero bueno… En esa empresa habían otros estudiantes de la Tadeo y de la San Martin si mal no recuerdo, y todos los martes me tocaba barrer, trapear, limpiar puesto, limpiar baño y la verdad no era nada agradable pero enserio a mi me seguía importando aprender bastantes cosas sobre mi carrera y más que eso, posicionar la empresa , cambiar toda la imagen y hacer estrategias de comunicación y de marketing digital, así que seguí haciendo aseo y cumpliendo con mis prácticas universitarias.

Claramente lo que conté jamás se lo dije a mis padres porque me hubiesen sacado de ahí corriendo y quizá hasta hubiesen demandando la empresa, y esta es la hora en que nadie lo sabe, ni mis mejores amigos, sólo lo saben quienes trabajaron conmigo allí  y ustedes a través de este relato que claramente es anónimo.

Tras seis meses de trabajo, siento que hice muchas cosas importantes para la compañía, a parte de dejar super limpias las cosas cada vez que me correspondía hacer aseo (jaja) realmente logré cosas importantes, optimice sus sitio web, conseguí bastantes leads a través de toda la estrategia digital, cambiamos la percepción de los clientes y aprendí sobre cosas que jamás pensé me interesaran como negociaciones con nuevos clientes, manejo de caja menor y hasta soporte técnico. En fin, la empresa decidió quedarse conmigo porque tenerme a mi allí era una ganga, y no me las estoy picando porque no hay de qué, fui muy tonta jaja sino que enserio estaban ganados conmigo,  yo acepté seguir el contrato a termino indefinido, por fin me dieron un puesto de trabajo digno jaja, ya no trabajaba en el comedor,  el pago “aumentó” y seguí estudiando en empresa porque a pesar de que hacia un montón de cosas me quedaba algo de tiempo para hacer cursos gratuitos en internet, y pese a todo lo que pasó y no pasó en esa empresa, siempre agradeceré mi paso por ella.

Fue un reto demasiado grande, luego de un tiempo las personas empezaron aburrirse y yo literalmente quede sola como un hongo con el gerente general y algunas personas de ingeniería,  la verdad me dio pesar y no fui capaz de irme, cuando todos se fueron mis responsabilidades aumentaron y cada vez me dedicaba menos a lo que yo realmente amaba hacer.

El reto que tenía cada vez se tornaba más aburridor y la alegría desapareció por completo, cuando quede sola no volví hacer aseo, eso me lo quitaron porque “no aguantaba tanta humillación” , y además el gerente reconoció que el jamás entraría a trabajar en una empresa en la cual lo pusiesen hacer aseo y demás, ¿pueden creerlo?, mucho perro, ¿no? Después de dos años y de mucha preparación, en vacaciones sin miedo y sin pesar decidí irme de la empresa, yo se que fue algo tarde, debí hacerlo mucho antes pero a pesar de todo siento que fue importante para mi crecimiento personal y profesional, aún así no recomiendo a nadie que pase por este tipo de situación puesto que no es necesario, de seguro yo lo viví así porque tuve que aprender algo más que cosas de ingeniería y cosas de aseo, algo con relación a mi personalidad.

Hoy día trabajo en una multinacional y vivo mucho más tranquila, no volveré aceptar trabajos como el mencionado anteriormente y espero enserio que nadie lo haga, no vale la pena estudiar durante 5 años para que termines haciendo aseo y cosas que no te corresponden dentro de una empresa, algo que también aprendí allá y que muchos ya saben es que a la empresa no le importa tu salud, tu situación económica, y en cualquier momento te pueden sacar, así que de nada sirve darlo todo por la compañía porque el día que no les sirvas te sacan sin asco. Aunque suene algo egoísta, siempre pensemos primero en nosotros, con eso también podemos ayudar a los demás, y sin ASCO digamos NO AL ABUSO LABORAL.

Facebook Comments
Síguenos y dale like a nuestras confesiones
fb-share-icon0
fb-share-icon20

Tu reacción

NICE
SAD
FUNNY
OMG
WTF
WOW

Leave a Comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *